La historia inició hace ya 50 años cuando un español de nombre Don Vicente Juaristi decide conjuntamente con su hermano abordar la explotación y distribución de la Sal en las salinas del Occidente y Oriente del País, creando la empresa JUARISTI HERMANOS, y para ello adquieren la planta más antigua de Venezuela; planta donde se fabricaba sal El Cóndor, mediante un proceso de molienda en húmedo y por evaporación de pailas abiertas.

Alrededor de los años 60, JUARISTI HERMANOS decide construir la primera planta por recristalización al vacío de efectos múltiples y adquiere la planta más antigua de VENEZUELA donde se fabricaba sal El Cóndor.

Tales esfuerzos y alta dedicación se convirtieron en los motores principales que se materializaron en el año 1969, donde se construye la primera planta por recristalización al vacío de efectos múltiples, la cual trajo consigo el desarrollo del proyecto que hoy lleva por nombre Industrias Salineras C.A; siglas de INDUSALCA.

Para esta época, el gobierno inició un plan de nacionalización de las salinas, cierre, estatización y compra de las plantas refinadoras de sal, convirtiéndose ésta en la única planta privada, con tecnología alemana y suiza, que quedó en el país y transformándose en la procesadora de sal más antigua del país hoy día. A mediados de los años  80 se inician las ampliaciones del complejo refinador, donde se construyó una planta de recristalización de 6 efectos

Para inicio de los años 90, se continua con la ampliación del complejo y se construye la planta de molido por molienda en húmedo, aumentando la capacidad de refinación del complejo. Con estas instalaciones pasó a ser la primera planta en Venezuela que contiene estos dos procesos (actualmente sigue siendo el único complejo refinador de sal que contiene los 2 procesos de refinación de sal).

Hoy día cuenta con 3 plantas de refinación de sal, utilizando tecnología alemana, inglesa, americana y japonesa. Cuenta con el sistema HACCP totalmente instalado y funcionando, garantizando la inocuidad y pureza de          sus productos, y de un sistema de gestión de la calidad aplicado           en el ISO 9001-2008.

Desde sus inicios han sido múltiples los retos que día a día se viven, se sufren y se gozan en esta empresa; como bien lo dice el refrán, donde la excelencia se toma de la mano con la calidad convirtiéndola en la empresa líder y pionera en el mercado de las sales.

Grano a grano suma el desarrollo de esta industria y muchas son las historias que aún faltan describir...